Hijos y sexualidad

Hablemos de sexo con nuestros hijos. Pasos a seguir desde Erotisima

Hijos y sexualidad

Comunicación y normalidad 👦 👧

¿Hijos y sexualidad?

Hablemos con ellxs SIEMPRE

Llegamos a un punto que, en ocasiones, supone un pequeño GRAN reto: el momento de tratar la sexualidad con nuestrxs hijxs. Pero, ¿deberíamos preparar una “gran charla” para tratar el tema? NO!! Si llegamos a este punto es porque no se ha tratado con nuestrxs hijxs con normalidad.

Aún a día de hoy, existe mucho tabú alrededor de la educación sexual, incluso se suele pensar que es contraproducente. Aunque esto no es del todo cierto. Hablar con nuestros hijos e hijas sobre sexualidad, no va a provocar que tengan sexo prematuramente. Todo lo contrario. Es necesario educar en sexualidad para que conozcan su cuerpo, potenciar  la reflexión y que cualquier duda que tengan que puedan hablarla sin ningún tipo de miedo.

Actualmente, existe mucha información sobre educación sexual, adaptada a cada fase del desarrollo humano. Aunque no todos los padres se atreven a analizarla y transmitirla porque les resulta incómodo.

La educación sexual es parte de la tarea de los padres

Seamos naturales con nuestrxs hijxs

Al conectar pronto y de manera frecuente con tu hijx , estarás sentando las bases para que tenga una vida sexual saludable. Puede ser difícil hablar de sexo con tu hijx, pero el sexo está  en todas partes: noticias, entretenimiento, redes sociales, publicidad, conversaciones con amigxs…

Por eso es importante hablar de sexo con ellxs, para evitar que se formen ideas erróneas o peligrosas. Hay muchas maneras de comenzar esta conversación sobre sexo y sexualidad, y se vuelve más fácil con el tiempo y la práctica.

1. ¿Qué debemos tener en cuenta?

El despertar sexual no llega de pronto a las personas, sino que sucede de forma progresiva. Es importante estar atento a los primeros cambios físicos que el niño experimenta en todas las edades. Debemos fomentar un diálogo abierto cada vez que surja. Lxs niñxs están llenos de preguntas. Necesitan respuestas, aunque no necesitan todos los detalles. Dependiendo de la etapa en la que se encuentren, las explicaciones serán más simples, o más precisas.

Una manera de guiar la conversación, es saber qué es lo que ya piensa o sabe, y qué es lo que está tratando de averiguar. Para ello, podemos hacerle preguntas como:

¿Qué te ha hecho pensar en eso?

¿Qué sabes ya al respecto?

¿Cuál crees que es la respuesta?

Al dar a tu hijx la información apropiada para su edad, le ayudas a desarrollar una relación saludable con su cuerpo y con el sexo a medida que va creciendo. También será más fácil hablar sobre aspectos más complicados cuando llegue el momento de mantener relaciones  íntimas como el consentimiento, el sexo seguro y las relaciones saludables.

2. ¿Cómo hablo de sexo con mi hijx?

Lo más importante es ser honestxs y estar abiertxs y disponibles cuando quiera hablar. Tenemos que incentivar sus preguntas y aprendizaje , cuando esté listx para hacerlo. Si reaccionas negativamente, o te niegas a responder, envías el mensaje que la curiosidad que tiene es mala, y que no es seguro acudir a ti con sus preguntas. Esto puede provocar que busque información en otras fuentes, que puede que no sean las correctas. Y no queremos eso, ¿ verdad ?

A continuación, vamos a ver las claves a tener en cuenta según van cumpliendo años, hasta la adolescencia.

Menos de 5 años

Quizá puede parecer que es pronto para hablar de sexo a tan corta edad, pero seguro que ya empiezan a surgir preguntas o dudas sobre su cuerpo. Una curiosidad que tienen a esta edad, es sobre sus genitales.

Joshua Klapow, Psicólogo infantil, recomienda que utilicemos el término anatómico correcto, y para qué se usa. En estas edades, basta con decirles que sirve para hacer pis. En cuanto al género, es una cuestión más complicada. Hay niñxs que sienten que no pertenecen al grupo con el que comparte órgano sexual. Es importante no obligar a que adopte conductas de su propio género, ni a que deje de hacer cosas propias del otro género. Así evitaremos posibles traumas que pudieran aparecer en su vida adolescente y adulta.

De 5 a 10 años

En esta etapa, los niñxs suelen hacer preguntas más específicas sobre su sexualidad, o sobre cómo nacen los bebés.

Lo mejor es preguntarles  qué es lo que ellos saben. Y si tienen una mala información, debemos corregirlos porque es posible que ya hayan obtenido información  de terceros.

En cuanto a sus genitales, es posible que pregunte por qué su pene crece de forma repentina. Podemos decirles que, a veces, se endurece y se pone erguido, dejándoles claro que es algo natural, y saludable.

De 11 a 13 años

En esta etapa comienzan los cambios físicos en el cuerpo. También aparece el deseo sexual, propulsado por las hormonas. Es importante que mantengamos al adolescente informado de estos cambios, como el crecimiento del vello púbico, el aumento de los senos, o el comienzo de la menstruación.

A estas edad también es buen momento para hablarles de los anticonceptivos para evitar enfermedades de transmisión sexual. Aunque parezca pronto, nunca se sabe. Además es la edad idónea para educarles sobre el consentimiento.

Hay que intentar evitar que consuman páginas pornográficas que les puedan dar una idea errónea sobre el sexo. Si ya lo han hecho, cosa que puede suceder, hay que explicar que lo que han visto no es real, y que las personas que salen son actores. Conviene preguntarle qué le ha motivado a consultar pornografía para comprobar sus dudas y proponerle buscar la información juntos en páginas más fiables y seguras.

En estas edades, también hay que hacerles comprender que existen conductas  violentas, que atentan contra la integridad y dignidad de las personas. Hay que ayudarles a identificar posibles situaciones de abuso, sean o no los protagonistas, para poder denunciarlas y evitar que se repitan.

A partir de 13 años

A estas edades, es posible que sepan lo que ocurre en una relación sexual perfectamente. Aún así, es importante seguir educando en el sexo, porque le seguirán surgiendo dudas.

Es importante que te asegures que tu hijo sabe dónde encontrar preservativos. Evidentemente, hay que incidir en la importancia de sus uso.

También hay que hacerles entender que no hay por qué tener prisa aunque la edad de iniciación sexual baja a cada año que pasa. Como consecuencia de esta temprana iniciación sexual, se hará de vital importancia que nuestros hijxs nos tengan como referencia y/o apoyo. Evitemos ser padres y madres sancionadores con mentalidades ancladas en el pasado.

Un tema muy importante a tratar con ellos es el consentimiento para que no se dejen presionar y mucho menos presionar a nadie para tener relaciones.

Anima a tu hijx a que se sienta segurx dentro de una red de apoyo de amistades, para poder hablar con ellos de todos estos temas y sentirse seguro. No podemos estigmatizar a su grupo de iguales. Al contrario, debemos de ofrecerle recursos donde puedan hablar de la forma más natural posible.

3. ¿Cómo romper el hielo?

Aprovecha los momentos

Seguro que surgen muchos momentos que puedes aprovechar para hablar sobre sexualidad sin tener que forzarlo: un anuncio de televisión, una canción, una mujer embarazada… Son buenas opciones para empezar a hablar.

Empieza a hablar pronto y con frecuencia

Inicia tus conversaciones sobre sexualidad en la preadolescencia, y continúa  mientras va creciendo. Tendrás que adaptar tu discurso según su crecimiento,  desarrollo, inquietudes…

Sé sincero

Si no sabes cómo responder a las preguntas que te formula tu hijx, ofrécele la oportunidad de que lo averigüe. Podéis investigar juntxs sobre el tema consultando webs de referencia, por ejemplo.

Sé directo

Explícale sinceramente tu punto de vista sobre el sexo. Dale información sobre los riesgos, como el dolor emocional, enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados.

Considera la perspectiva de tu hijx

Debes entender las presiones, preocupaciones y problemas que tienen en cada etapa de su vida. Recuerda que tú también has pasad por esa fase.

Sugiere seguir la conversación

Tu hijx debe tener claro que puede hablar contigo cada vez que le surja una duda o una inquietud sobre temas sexuales.

¡Atención!

¿Qué hacer si ves a tu hijx masturbarse?

Es muy común que los niñxs se toquen los genitales a cualquier edad. Aunque te pueda resultar incómodo, no debemos tener comportamientos negativos, como darle en la mano, o actuar con asco.

Esto puede provocarles vergüenza o culpa y puede repercutir de manera negativa a medida que crecen.

Recuerda que es un comportamiento normal y saludable.

Aunque si puedes ponerle límites, recordándole que la masturbación es privada, y no debe hacerlo delante de otras personas.

¡Oh my God!

Mi hijx nos ha pillado teniendo sexo, ¿Qué hacemos?

Lo mejor es mantener la calma, y hablar con él/ella en otro momento.

Puedes decirle que estáis en un momento privado, y sugerirle que cierre la puerta.

Después, al hablar con ellxs, pregunta qué es lo que han visto, y si tienen alguna pregunta.

Los más pequeños, pueden llegar a pensar que os estabais lastimando o peleando, por lo que hay que explicarles que los dos os encontráis bien. Puedes contarles, que el sexo es un acto privado que los adultos utilizan para sentirse bien juntos, y expresar su amor.

Cómo procese tu hijo lo sucedido, dependerá de su edad, su capacidad de reacción y de si ya has tenido o no conversaciones apropiadas a su edad sobre el sexo.

Por último añadir, que si no te sientes capacitadx para educar a tu hijx en el sexo, existen especialistas a los que puedes acudir. También hay disponibles guías con información al detalle de todos los aspectos relacionados con la sexualidad.

Madrid Salud, por ejemplo, tiene en su portal un proyecto llamado Por Puro Placer En esta web encontraréis información tanto para padres como para nuestros hijxs.

contacto-whatsapp

Copia tu código -25%

EroRebajas24

Compra mínima 15€

×
Tu carrito0
Aún no agregaste productos.
Seguir comprando
0